La franquicia, una salida para los parados de 45 años

La franquicia, una salida para los parados de 45 años

El colectivo más sufrido

J. M. – Negocios.com

http://www.negocios.com/noticias/franquicia-salida-los-parados-45-anos-29072015-2028

Miércoles, 29. Julio 2015 – 20:28

Desde 2007, los parados de más de 45 años se han disparado un 268%, hasta un total de 1,77 millones. Ser franquiciado sale más barato que montar un negocio desde cero.

Los parados de 45 años o más son los grandes olvidados por políticos y empresas, que los han despedido en su mayoría por edad y tras una reforma laboral que abarata los costes de despido. Este grupo se ha disparado un 268% desde el inicio de la crisis, cuando sumaban un total de 481.000 frente a los 1,77 millones que aglutinan este dudoso ránking, según los datos de la EPA.

Ni fórmula política ni plan de choque para paliar la crisis en este colectivo, que se mantiene en los mismos niveles de 2012, justo el año en el que se daba luz verde a la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy. Asimismo, corren el peligro de formar parte del llamado paro estructural, es decir, de la desesperanza de no encontrar un puesto de trabajo debido a su edad o condiciones físicas. Peor es la situación para los desempleados mayores de 60 años, ya que el número de parados en esta franja no se ha rebajado durante la crisis.

Pero hay salida. Las indemnizaciones recogidas por sus años de servicio a la empresa se pueden capitalizar en una franquicia. Un negocio en el que es imprescindible una implicación total con el proyecto, la vocación, la buena gestión y sobre todo mantener las normas establecidas para mantenerlo. Este colectivo tiene handicap importante respecto a los jóvenes emprendedores. Y es que, cuentan con capital para poder adentrarse en un terreno en el que se arriesga, pero con trabajo y esfuerzo, también se gana.

Así lo pone de manifiesto José Aragonés, socio director de T4 franquicias, que entre otras, llevan a la LFP, Sanitas, Engel & Völkers o DonPiso. Como explica Aragonés a NEGOCIOS.COM, la implicación con el proyecto, el papel de desempeñar un negocio en el que va a estar tutelado y dirigido, junto con el cumplimiento de los objetivos fijados por el franquiciador son los principales retos del nuevo socio. Asimismo, la formación y personalidad del franquiciado son muy importantes a la hora de poder valorar y calificar a un candidato.

El propio directivo ha subrayado que las franquicias no generan grandes fortunas a corto plazo, por lo que la visión del franquiciado debe ser a medio o largo plazo. Es decir, un negocio que podría durar cerca de 15 años, al menos.

Aragonés ha puesto de manifiesto que la franquicia es un salida a este colectivo. «Es un sector que genera empleo«, ha considerado, al tiempo que ha indicado que los parados de 45 años pueden ser buenos candidatos a levantar un comercio de este tipo debido a que las indemnizaciones por despido suelen ser elevadas, y por tanto ya tendrían a su disposición parte del capital inicial necesario para convertirse en un franquiciado. Según el sector y el tipo de franquicia, la inversión inicial puede ir desde los 10.000 euros hasta el millón. La situación más idónea debe permitir al franquiciado depender en menos de un 50% de los bancos para conseguir ese capital. Asimismo, las entidades financieras, dependiendo de la marca, dan facilidades de crédito debido a que pocos establecimientos de este tipo echan el cierre. «No ocurre lo mismo con un establecimiento que empieza de cero«, ha indicado. Y es que, el coste entre un local nuevo y una franquicia es muy similar, llegando a ser la franquicia más barata.

De hecho, el acceso al crédito es una de las barreras para montar una empresa en los tiempos actuales. El franquiciado, al tener referencias de cuentas de resultados del franquiciador, puede dar más información a los bancos para poder acceder al crédito.

Por otro lado, elegir bien la ubicación del nuevo establecimiento, sobre todo en la alimentación, es fundamental a la hora de hacer clientela. Para ello se mide el tránsito peatonal, pero no por número de personas que pasan por determinado sitio, sino por aquellas que pueden ser potenciales clientes. En este sentido, el socio director de T4 franquicias destaca que se mide tanto la cantidad y como la calidad de estas personas como clientes. En otros sectores, se mide la masa poblacional, el dinero que pueden llegar a gastar en un servicio determinado estos ciudadanos y la visibilidad del comercio.

Una vez montada la franquicia y firmado las claúsulas del contrato, el franquiciado no debe salirse de las normas impuestas por la marca. «Es un modelo blindado, pero con excepciones», ha afirmado Aragonés, quien ha señalado que existen marcas que dejan margen de maniobra para el franquiciado debido a causas como el tipo de clientela o la ubicación del establecimiento. No obstante, las reglas se dejan claras antes de la apertura del negocio para poder modificarlas, siempre con permiso del franquiciador, más tarde. Existen numerosas claúsulas cuyo incumplimiento conlleva posibles actuaciones judiciales o sanciones económicas, como es la falta de atención corporativa o el impago del margen de explotación.

No obstante, el franquiciado cuenta con un equipo de la franquicia para poder expresar dudas y actuaciones. Un equipo que tutela el negocio para corregir o implementar las operaciones que se están realizando. Así, entre las actuaciones de este grupo especializado se encuentra la  visita al local de forma periódica, la información de nuevos elementos a poner en marcha, información sobre los errores cometidos y las recomendaciones. En definitiva, un supervisor que vele por el buen gobierno del negocio. El franquiciado a su vez tiene como misiones las correcciones de los errores cometidos, la formación de todo su personal, la supervisión de los servicios y la atención de proveedores.

Para ser un buen franquiciado se debe tener una vocación empresarial; la implicación con el negocio, más al carecer de sueldo; la identificación del empresario con el producto que vende; creer en ese producto y dar valor al autoempleo. A este perfil hay que añadir la personalidad, el patrimonio disponible y el CV profesional. Al ser una actividad muy distinta al de un trabajador por cuenta ajena, es necesario el «apoyo familiar», una «formación académica» adaptada al negocio a emprender, reunir los requisitos de capital necesario, con un porcentaje de al menos el 40%-50% de recursos propios -dinero que se tiene en el banco, y no del banco-.

 

 

¿Buscas alternativas al software de pago por licencia?, Conoce Ahora Freeware, una solución innovadora y sin costes de licencia de la mano de Affinity Solutions, socio certificado en Mallorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies